Convento obtiene su sello de huella de carbono

La Falla Convento de Jerusalén recibió los ‘Sellos de Reconocimiento al Cálculo de la Huella de Carbono’ que emite la Oficina Española de Cambio Climático.

Valvanera Ulargui Aparicio, Directora General y mujer de confianza de la Vicepresidenta Teresa Ribera en materia de cambio climático, reconoce con estos Sellos la labor de concienciación, control y medición de las emisiones de la actividad que realiza una Comisión Fallera en una fiesta reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

La entrega se realizó en el marco de la Feria Internacional de Energía y Medio Ambiente, GENERA, que se celebra estos días en Madrid, y que reúne a todo el sector tanto nacional como internacional en un año clave para la lucha de cambio climático. El Presidente de la Falla Convento Jerusalén, Francisco Segura Hervás, así como su Delegado de Medioambiente, Javier Cervera, recibieron de manos de Valvanera este reconocimiento en nombre de los más de 500 falleros que componen la Comisión. Nos encontramos en un momento especialmente sensible en cuanto a compromiso medioambiental se refiere, ya que el pasado mes de diciembre tuvo lugar en Madrid La ‘Cumbre del Clima COP25’, y estamos en la antesala de la futura entrada en vigor del Acuerdo de París el próximo mes de enero.

La Falla Convento Jerusalén es la primera organización relacionada con una Fiesta Nacional, que realiza la medición de su huella de carbono y el registro voluntario en la Oficina Española de Cambio Climático. La Falla, en reconocimiento a su compromiso con el medio ambiente, ha obtenido un triple Sello, por el Cálculo de la Huella de Carbono de los años 2016, 2017 y 2018.

El registro de la huella de carbono se ha realizado respecto a las emisiones que realiza la organización en la actividad desarrollada durante todo el año en sus dos locales (Casal y Parador ‘So Nelo’), el transporte de la Comisión a distintas actividades organizadas por la Falla, así como el cálculo de las emisiones de la combustión en la cremà de sus fallas.
Tras su presentación en sociedad el pasado 17 de diciembre, este es el segundo hito más importante de este ambicioso proyecto, que la Falla ha titulado

‘Convento Más Verde’. Al acto de presentación realizado en el Parador So Nelo asistieron, entre otros, 6 miembros del Consistorio Valenciano representando a los 4 partidos en el Ayuntamiento, con presencia destacada de su Vicealcalde Sergi Campillo, y la asistencia de la Fallera Mayor Infantil 2020, Carla García.

El proyecto ‘Convento Más Verde’ no termina aquí: además de estar calculando la huella de 2019 donde ya se notan las primeras actuaciones su Plan de reducción tras la contratación de electricidad 100% renovable en el consumo de Casal y Parador, se está trabajando en un proyecto de absorción y compensación de la huella de carbono que se emitirá durante el año 2020 por la Organización.

Según se explicó en la presentación del proyecto el pasado diciembre, la Falla llevará a cabo una actuación de reforestación con la plantación de 1.000 ejemplares de especies autóctonas (pino y carrasca) en el bosque de la población de Llíria que, como explicó su Alcalde Manuel Civera, sufrió un terrible incendio en el año 2012 calcinando más de 3.000 hectáreas de su término municipal y que afectó a un total de 23.000 hectáreas en la provincia de Valencia. Esta actuación compensará las emisiones que se provoquen durante todo el Ejercicio Fallero 2020.

Como ya explicara Francisco Segura Hervás, Presidente de la Falla Convento Jerusalén en la presentación del proyecto, si el resto de fallas se sumase al proyecto y cada fallero plantase un par de árboles en nuestros bosques, podríamos plantar más de 200.000 ejemplares, creando un absorción y por tanto la eliminación de 3.000 toneladas de CO2 cada año, que equivalen a las emisiones de más 1.700 vehículos durante todo un año.