La Falla Convento Jerusalén continua con su proyecto “Convento más verde”

La Falla Convento de Jerusalén ofrece a la Sociedad las emisiones que evitan los árboles reforestados en su proyecto “Convento Más Verde”, al no haberse quemado las Fallas en este año 2020

La Falla pretendía compensar con esta reforestación todo el ejercicio 2020 y 2021, incluyendo el registro de emisiones que provoca la Falla con sus actividades, entre ellas la principal, la Cremà de las Fallas. Con estas emisiones evitadas por los árboles plantados ha conseguido retirar de la ciudad 50 vehículos circulando todo un año, compensando sus emisiones.

La Falla Convento de Jerusalén obtuvo hace 4 meses el registro de la huella de carbono de los años 2016, 2017 y 2018, y recogieron de la mano de la directora general de la Oficina de Cambio Climático un Sello que reconoce a la primera Fiesta de ámbito nacional que se conciencia con el medio ambiente y obtiene este Sello.

El objetivo de Falla es ir más allá y han creado el proyecto “Convento Más Verde”, en el cual, además de registrar la huella que provoca, concienciarse de las emisiones que produce, realizar y ejecutar un plan de reducción de las emisiones, decidió reforestar bosque quemado del interior de la provincia de Valencia, y más concretamente una zona del término municipal de Lliria que se quemó en el año 2012 en el terrible incendio que quemó más de 23.000 hectáreas, 3.000 de ellas en la población del Camp de Turia. Esta reforestación contempla un total de 1.000 unidades en el primer año, lo que según el registro oficial de la Oficina de Cambio Climático, que contabiliza sólo el 20% de los árboles sobreviviendo en el plazo útil de 40 años, corresponde a 30TncCO2 de absorción, duplicando las emisiones que preveía emitir la actividad de la Falla en el año 2020 con un total de 15 TnCO2 aproximadamente.

La reforestación se realizó de forma voluntaria por los propios falleros en el mes de febrero, con un total de 535 árboles, y se preveía tener una segunda plantación de los restantes hasta 1.000 árboles días antes de la propia Cremà de la Falla, acto que al igual que el resto de actividades fue suspendido a principios del mes de marzo.

La semana pasada, el día 5 de junio, día mundial del Medio ambiente, una pequeña representación de la Falla se ha acercado y celebrado el día mundial visitando por primera vez la reforestación, después de que se haya pasado a una fase de desescalada que lo permitía con el cumplimiento de las medidas de seguridad.

Se ha celebrado un evento de reconocimiento a la naturaleza de manos del propio Ayuntamiento quien ha obsequiado con un evento musical de violinistas que han acudido a la ceremonia de celebración de la visita al proyecto “Convento Más Verde”, uniendo así la iniciativa medioambiental de una Falla como Convento, al arte que representa la Música en una ciudad que ha sido reconocida mundialmente hace pocos meses como Ciudad Creativa de la Música por la UNESCO.

Ha sido una satisfacción para los Falleros de Convento poder observar que más del 95% de los plantones reforestados han sobrevivido y continúan sanos y en pleno crecimiento, ratio que no suele ser el habitual, pero que tiene su razón en que el proyecto tiene seguimiento por parte de profesionales forestales. Esta ratio hace pensar que al menos en los 3 primeros años se puede conseguir que más de la mitad de los árboles plantados sobrevivan y ya lleguen a su madurez, lo que cuasi triplica el cómputo de absorciones de la propia Oficina Española de Cambio Climático. Así pues, esta reforestación de 535 árboles absorberá de forma aproximada más de 50 toneladas de CO2 a lo largo de su vida útil.

La gran novedad de este año como ya se sabe, es que la actividad Fallera fue primero aplazada y finalmente se ha cancelado postponiendo las fiestas y la Cremà de la Falla a 2021, por lo que el objetivo de ser neutros en emisiones en este año 2020 se ha convertido en pasar a ser una organización que es negativa en emisiones de CO2.

Ante la situación que estamos sufriendo con el COVID19, y con la necesidad de tener una salida que equilibre la economía con un crecimiento verde, la Falla Convento de Jerusalén quiere celebrar el día mundial del medio ambiente 2020, regalando estas absorciones de CO2 totales a la Sociedad, planificando para el año que viene, y antes de quemar la Falla que ya estaba prevista, una nueva plantación de hasta 1.000 árboles, lo que compensará de forma más que suficiente todas las emisiones que se realicen en el año 2021, puesto que desde el año 2018 la Falla ya tiene contratados suministros eléctricos en sus casales con energía 100% renovable, y además este año han hecho el transporte a la plantación con un autobús híbrido-diésel de menores emisiones, y los plantones se trasladaron con un pequeño camión que utilizó combustible 100% renovable proveniente del biogás generado con la gestión de residuos urbanos.

Estas emisiones absorbidas por la exitosa reforestación evitan las emisiones de un año completo de 50 vehículos diésel, o corresponde a las emisiones de un vehículo de combustión recorriendo 500.000 kms, o sea, 12 vueltas a la Tierra.

Plantación de arboles en Llíria por falleros de Convento Jerusalén