València enciende La Llama por las Fallas y por las víctimas de la Covid 19

Este 10 de marzo es recordado como el día del aplazamiento y finalmente cancelación de las Fallas 2020 a causa de la pandemia de la Covid 19. Día fatídico para el mundo festivo y fallero de la Comunidad Valenciana que no celebraría las Fallas el pasado año.

Un día donde ya había muchas piezas de las Fallas en la calle, los artistas preparando la plantà, con la pólvora haciendo temblar la plaza del Ayuntamiento cada mediodía, con los talleres de indumentaria rematando las galas valencianas, con los floristas preparando los ramos de la Ofrenda y los músicos afinando los instrumentos… Con los casales abiertos, los buñuelos casi hechos y las risas de los falleros y las falleras a las puertas de su semana grande. La fiesta estaba preparada para celebrarse.

Hace 365 días que los falleros y falleras luchamos por mantener viva la llama, protegiendo el espíritu fallero intacto, demostrado ser responsables y adaptándonos a la situación que nos ha tocado vivir a nivel mundial.

Por ello en un día tan significativo y pese a que tampoco se van a celebrar las Fallas este mes de marzo, Junta Central Fallera y el Ayuntamiento de València ha decidido instalar, a modo plantà, un pebetero que se mantendrá encencido en el lugar donde tendría que estar plantada la Falla municipal.

Hasta el 19 de marzo esa llama estará encendida. Y no solo eso, al poner punto final al día de San José, continuará presidiendo la plaza hasta la Cremà de la Falla Municipal de 2021 y lo hará con una llama del mismo material con el que se ha construido dicho pebetero.

Esta pieza, de 4 metros de altura, reproduce el diseño del Cartel de Fallas de 2021 obra de Diego Mir y Fase Studio. Un pebetero al que le ha dado forma tridimensional el artista fallero Miguel Banaclocha y que, además de simbolizar que las Fallas continúan trabajando y luchando por la fiesta, es un homenaje a todos y todas los que nos han dejado en este largo año de pandemia, falleros y falleras, vecinos y vecinas y en definitiva ciudadanos y ciudadanas que ahora nos iluminan desde el cielo.

Fotos: Armando Romero | Junta Central Fallera