La emoción de Consuelo Llobell

La entrega de las máximas recompensas del mundo fallero, como son “els bunyols de brillants” durante su primer fin de semana, ha vuelto a activar el espíritu fallero, que sigue pendiente de las noticias que vengan de Sanitat. Esperando que sean buenas noticias sobre la celebración de las Fallas durante este año.

Mientras, los sentimientos contenidos afloran y son imposibles de reprimir. Este fue el momento en el que Consuelo Llobell Frasquet, Fallera Mayor de València, hacía entrega de las tan cotizadas recompensas a los más veteranos de la fiesta. A aquellos falleros y falleras que durante su larga trayectoria han trabajado y mantenido su afiliación a una comisión fallera, siendo todo un ejemplo en estos tiempos tan difíciles donde los censos nos bailan a causa de la grave crisis ocasionada por la pandemia de la Covid.

Consuelo lo hacía a su Comisión, a los “Brillants” de la Falla Albacete-Marvá. La máxima distinción fallera la entregaba a los falleros, Rocío Esteve Usano y, a título póstumo, a José Antonio Alarcón Gomez, que fue recogido por su mujer Loren Prieto Blay.

Sentimientos encontrados en unas jornadas cargadas de emoción por los falleros distinguidos por su trayectoria fallera y por el recuerdo de los que nos dejaron, pero su memoria sigue viva.

Juan Meneses

Fotos: Fran Adlert

© Don Falleret 2021. Todos los derechos reservados.

Todos los derechos reservados. Prohibido su uso comercial, reproducción, impresión y/o modificación total o parcial sin autorización expresa del autor.