Ceballos y Sanabria: “Nosotros necesitamos de los falleros y los falleros necesitan que les plantemos una falla”

Días después, Ceballos y Sanabria, tras el anuncio de cancelación de las Fallas 2020, mostraban su intención de presentarse de nuevo al concurso para 2021, y adelantaban iniciativas desde tener dos monumentos el año que viene, donarlo o hacer una subasta de ninots para recaudar dinero contra la COVID-19, aunque “todavía no se ha decidido nada”.

Entrevista realizada a los artistas Ceballos y Sanabria creadores de la Falla Infantil Municipal 2020, el pasado martes 12 de mayo por Juan Meneses en AL TOMBE, el programa de radio de fallas de La Maxi Radio València.

J.M. – Hoy en Al Tombe tenemos a una pareja de artistas por todos conocida, bienvenidos Jose Luis Ceballos y Paco Sanabria.

Ambos – Hola, ¿Qué tal?

JL.C. – Muchas gracias por invitarnos.

J.M. – ¿Qué tal? ¿Cómo estáis?

JL.C. – Bien, ¿no?

P.S. – Bien, pues eso, pasando un poco los días y poco a poco volviendo a la realidad.

J.M. – Seguimos en confinamiento, desde nuestra casa a vuestra casa a través de la Maxi Radio, haciendo esta entrevista a los artistas falleros de la Falla Municipal Infantil de València 2020. Una falla que tenemos muchísimas ganas de ver, pero que todavía tenemos que esperar. ¿La tenéis guardada? ¿Cómo ha sido ese proceso para tenerla ahí?

JL.C. – Ahora mismo estamos aquí en el taller, en nuestro pequeño despachito que tenemos, pero la falla la tenemos en el taller propiamente dicho. Está montada, con las figuras empaquetadas y a la espera. Podemos decir que está como latente, con ganas también. Ella quiere salir para enseñar todo lo que hay ahí, porque sabes que teníamos muchas ganas. Era otro concepto de falla y estamos aquí a ver cómo caen las cosas, pero vamos.

Síguenos en nuestro canal de TouTube

J.M. – Tendremos que esperar que el mundo fallero ya sabéis que es convulso, de todos conocido, para eso damos información casi diaria, esto no para. Pero vosotros afrontabais el décimo proyecto, un proyecto histórico porque hacíais historia como artistas en la Plaza del Ayuntamiento. Con un proyecto innovador, diferente. ¿Qué difícil es contentar a público y a crítica y, sin embargo, vosotros lo habéis conseguido?

P.S. – Si bueno, este proyecto era un poco distinto, pero dentro de lo que vamos haciendo nosotros, dentro de nuestra trayectoria. Sí la verdad es que se nota que ha habido unos años que no hemos estado y nos ha pillado en nuestro camino, pero en este momento, no en hace tres años. Nosotros tenemos, al igual que la gente tiene ganas de verlo, ganas de que lo vean. Se queda un poco todo descafeinado en este momento que todavía no se sabe nada. Yo creo que gustará, pero claro, no sabemos cuándo.

JL.C. – Si, ya tenemos ganas de ver la reacción de del público. El formato se diferencia más de otros proyectos que hemos hecho allí. Lo que es la caligrafía obviamente sí es la nuestra, pero cómo presentarlo es lo que hemos querido innovar. Además teníamos la colaboración de un amigo nuestro, el diseñador Jesús Aliaga, que nos ha ayudado un poco en la escenografía. Nos hemos quedado en plan “ay! ¿y ahora qué?”

J.M. – Claro, os quedasteis como todos, nos quedamos todos en shock el día 10 de marzo. ¿Eso cómo lo viven unos artistas? Porque en vuestro caso, al ser infantiles no llegasteis ni tan siquiera a desplazar piezas a la Plaza del Ayuntamiento, ¿no?

JL.C. – No, así es. Nosotros estábamos aquí ultimando, aún nos faltaban algunas cositas, muchos detalles, las figuras iban vestidas. Todo esto requiere un poco más de laboriosidad. Estábamos aquí y ¿sobre qué hora era más o menos? ¿sobre las ocho y media o nueve, no? Bueno, el rumor estaba ya toda la tarde y los mensajes. Pero nosotros seguíamos trabajando, el 14 estaba ahí y teníamos que plantar. Me acuerdo que estábamos a punto de cenar, nos quedamos esa noche aquí. Ya sabes, las pre noches de nervios. Y oímos la rueda de prensa en directo del Presidente y nos quedamos que si nos pinchamos no nos salía sangre, como yo creo al 100% de tanto artistas como falleros.

J.M. – Si y seguimos así, decimos que nos pinchan y no nos sale sangre, ¿verdad?

JL.C. – Exacto, es que llega un momento que estás ahí y no sabes cómo reaccionar. Tienes el trabajo a punto de plantar y la incertidumbre es lo que más nos pesaba encima. Porque: “¿ahora qué?, ¿qué iba a pasar?” Y ese día, hasta que el día siguiente se decidió una fecha provisional para cambiar un poquito los ánimos, ahí pudimos respirar un poco y decir que al menos esto tiene un punto y seguido, no era un punto y final. Ahora mismo estamos en esa misma situación.

J.M. – ¿Os han informado de alguna manera, desde el Ayuntamiento o desde Junta Central Fallera, para ponerse en contacto con vosotros para daros algún tipo de indicación o de información?

JL.C. – Sí, el Ayuntamiento nos llamó al día siguiente. Obviamente estaban colapsados de toda la información que tenían que dar, pero tuvieron el huequecito para avisarnos. Ahora en este momento lo que se va a hacer, se está resolviendo el contrato de mutuo acuerdo de la falla para poder cobrar lo que falta. Eso está en marcha, prácticamente ya está. Y nada, plantar cuando sea el momento. Ahora mismo son trámites burocráticos podríamos decir. Pero lo que sería el futuro de la fiesta, nosotros no sabemos nada ni nos han comentado nada., es más una cosa interna de gestión.

J.M. – Durante este tiempo hemos estado todos encerrados, pero vosotros habéis estado muy activos en redes sociales. A través de Instagram, de las redes en general de Ceballos y Sanabria. Destacar sobre todo la iniciativa de Paco de esos quince días, esos quince dibujos. ¿Cómo ha sido esa iniciativa? Y sobre todo, la repercusión, para todos aquellos que no la conozcan, de una gran cantidad de artistas e ilustradores que se han unido a esa iniciativa que has compartido, Paco. #Reto15dibus

P.S. – Más o menos fue en un momento que estábamos en plena actividad. De repente era como que el globo se desinflaba y nos quedamos sin sacar las fallas a la calle, el trabajo del año no se veía. Bueno nosotros no somos tampoco de enseñar nada hasta que no llega a la plaza. Entonces era una sensación muy rara y fue una forma de decir “vamos a hacer un dibujo al día”.

También creíamos que no iba a ser tanto tiempo, porque si nos llegan a decir que iban a ser dos meses nos hacemos allí el harakiri todos. Como iban a ser quince días, luego posiblemente un mes, surgió eso. La verdad es que propuse con gente, la gente luego por privado fue diciendo palabras y se fue uniendo.

Muy guay porque se unió mucha gente de fuera, gente ajena a las fallas. Gente de aquí de València, pero también gente de Madrid, de Sevilla y cada uno fue aportando aunque fuera un dibujo de los quince. Hay gente que hizo los quince o, como por ejemplo Paco Roca (artista de Xàtiva), ha seguido haciendo dibujos y todavía sigue. Son muy chulos y él sigue dos meses haciendo un dibujo al día. Fue una iniciativa muy guay y así conocimos a más gente por redes sociales que dibujaba muy bien y buen rollo, la verdad es que muy bien.

Ilustración de Paco Sanabria

J.M. – A parte de dibujar y de vuestras actividades artísticas ¿os habéis enganchado a algún tipo de actividad: los TikTok o hacer repostería?

JL.C. – Pues no mucho la verdad. Si que hemos estado viniendo al taller, menos esas dos semanas de confinamiento. Hemos limpiado, hemos terminado muchos detalles. Eso que dices “esto no lo hacemos”, pues lo hemos terminado todo. Así poco a poco, con mucha tranquilidad hemos seguido. No hemos tenido prácticamente mucho tiempo, como tenemos el taller al lado de casa era cinco minutos andando y ya está. Cuando pasábamos teníamos un control al lado. Vivimos al lado del camino de Picaña, ahí se ponían las dos furgonetas cruzadas y daban un poquito de mal rollo pero al final nos conocían por “los artistas”.

J.M. – Vosotros vivís en el Barrio de San Isidro, pero en la parte antigua. ¿Cómo se ha vivido vuestra experiencia de confinamiento dentro de un barrio muy tradicional de la ciudad de València?

P.S. – Se ha notado mucho al principio ver el barrio totalmente vacío, gente puntual que iba al supermercado o a la frutería. Luego la paradoja de los banderines de las fallas colgadas un poco ya decrépitas y daba un poco de pena. Ahora ya se empieza a mover un poco más, sobre todo esta semana por lo de los niños. Nosotros tenemos aquí enfrente un jardín y yo creo que mucha gente está descubriendo esta parte del barrio. Por no meterse en el mogollón donde va todo el mundo, pues la gente está viniéndose un poco más hacia aquí o cruzando hacia la otra parte que está la huerta. La verdad es que ahora se ve mucho movimiento y da alegría, porque ves que es una calle en movimiento, o sea que muy bien.

J.M. – Yo os pediría viendo la situación, no os voy a preguntar porque de todos es conocido la situación de artistas, de todo el sector fallero, pero siempre de una crisis o de situaciones así salimos muchas veces más reforzados. ¿Qué le pediríais al futuro? y ¿cómo veis ese posible reciclar a los artistas, al sector y a la fiesta en general?

JL.C. – Yo creo que este parón nos va a hacer a todos reflexionar un poco. Nosotros también, tengo que decirte que habíamos estado en el grupo de artistas infantiles, un grupo bastante numeroso, más que nada especial y primera, se empezó por ahí, para hablar de cómo llevábamos el trabajo y de cómo se estaba desarrollando. Con este parón, todas esas reflexiones se van a madurar un poco más y las vamos a interiorizar de otra manera porque no va a ser nada igual.

De hecho el tema de cómo nos vamos a interrelacionar entre los falleros va a ser muy diferente. Y cómo vamos a interrelacionar las fallas con el público, porque claro, cuánta gente va a poder estar alrededor de la falla, tema de volúmenes, etc. Todas estas cosas sí que las tendremos que ver para que no se nos eche encima el tema de poner mucha cantidad por poco presupuesto. Ahí había un desequilibrio que era uno de los problemas que teníamos. Creo que si llegamos a un equilibrio ganaremos todos, sobre todo los artistas que podremos ofrecer más calidad y podremos sobrevivir de este trabajo un poco mejor que nos encanta y que a veces es un poco “raspadito”.

J.M. – Es necesario ir de la mano artistas y comisiones porque se está viendo un poco de fractura. Al final es preciso y necesario, ¿verdad?

JL.C. – Yo creo que sí. Creo que es fundamental porque sin la comisión los artistas no podemos hacer nada y prácticamente igual al revés. Nosotros necesitamos de los falleros y los falleros necesitan que les plantemos una falla. Creo que ir todos de la mano es lo mejor en esta época de dificultad, de crisis que no sabemos lo que va a pasar, porque hay mucha especulación, mucha elucubración. No sabemos qué va a pasar dentro de un mes. No sabíamos que iba a pasar esto. Cualquier día giras la curva y es otra cosa diferente. Entonces cuanta más unión siempre será mejor y nosotros por nuestra parte como artistas abogamos siempre por ir con la falla.

De hecho con nuestra Falla Plaza de la Reina tenemos muy buen entendimiento con ellos y todo lo que nos han planteado y les hemos planteado ha ido muy bien. Yo creo que por nosotros vamos de la mano a cien por cien y esperemos que sea así, porque es conveniente y lo mejor para todos.

J.M. – Por último, yo os pediría, si no llegarais a plantar en 2020 y tenemos que irnos a 2021, ¿qué ninot añadiríais a la falla infantil actual del mundo en general, de lo que estamos viviendo?

P.S. – Es complicado. Lo más fácil es hacer una alusión a que si se va al 2021 y la cosa está un poco mejor, un homenaje a la superación de este desastre. Pero no se cómo se podría hacer.

JL.C. – Se podría a lo mejor rendir un homenaje más público a toda la gente que ha estado, empezando por los sanitarios, toda la gente que ha estado al pie del cañón tanto en supermercados, transportistas, la policía, todos los servicios de emergencia… Creo que son los que más visibilidad han tenido y que a lo mejor una vez pase esto son de los primeros que nos olvidamos. Habría que coger y añadir esas figuras. Yo creo que de ellos, los héroes anónimos, estaría súper bien.

Ceballos y Sanabria Foto: archivo Don Falleret/ Fran Adlert

J.M. – Hay una imagen con la que iniciaba Paco ese reto de quince días, quince dibujos, que era una “plantà al tombe”. Nosotros somo el programa Al Tombe, porque al final es un poco la imagen de lo que debe de ser la fiesta, lo tenemos que levantar entre todos. Me quedo con esa imagen porque creo que es el símbolo perfecto de lo que nos está pasando y de la posible reconstrucción de toda nuestra fiesta, ¿verdad?

P.S. – Es un poco levantar la fiesta entre todos. Como dice Jose Luís, un poco la colaboración y no echarnos las culpas los unos a los otros, esto es un total entendimiento.

JL.C. – Ahí se ve súper bien el entendimiento de los falleros que empujan el trabajo del artista, la imagen perfecta.

P.S. – A nosotros nos ha pasado este año. Hace poquito que ha salido publicado con el tema de la hoguera que hacíamos, con Foguerer Carolinas, que ellos mismos veían que ellos no iban a poder. Claramente nosotros no podíamos exigir nada. Hemos llegado a un entendimiento, un acuerdo en el que no ha habido ningún problema. Ellos no podían llegar, nosotros nos hemos tenido que esperar y nos iremos al 2021 con la hoguera del 2020. Esto en el fondo viene a ser también lo mismo.

J.M. – Muchísimas gracias a Jose Luís y a Paco, Ceballos y Sanabria. Muchísima suerte y muchas ganas de ver vuestra falla plantada y sobre todo mirar al futuro con mucha esperanza.

P.S. – Muchísimas gracias.

JL.C. – Muchísimas gracias a vosotros y encantados de estar con vosotros, un fuerte abrazo.

© Don Falleret 2020. Todos los derechos reservados.

Todos los derechos reservados. Prohibido su uso comercial, reproducción, impresión y/o modificación total o parcial sin autorización expresa del autor.